martes, 4 de enero de 2011

Proyecto Lucio Fulci (II): I ragazzi del juke-box (1959)


Con Tony Dallara, Elke Sommer, Betty Curtis, Antonio de Teffè, Fred Buscaglione e i suoi Asternovas, Adriano Celentano e la Modern Jazz Gang, I Campioni, Gianni Meccia, Giacomo Furia, Benny [Benedetta] Rutili, Ivette Masson, Giuliano Mancini, Mario Carotenuto, Mario Ambrosino (n.a.), Mara Fiè (n.a.), Karin Well [Wilma Truccolo] (n.a.), Rossella D’Aquino (n.a.), Loretta Capitoli (n.a.), Gianni Riomi (n.a.), Andrea Scotti (n.a.), Renato Mambor (n.a.), Gianni Loti (n.a.), Paola Patrizi (n.a.), Nino Musco (n.a.), Paolo Fiorino (n.a.) y Lucio Fulci (n.a.).

Contrabando en Nápoles” tuvo una distribución muy reducida en Italia pero hizo que el nombre de Fulci comenzara a ponerse en boca de diferentes productores. Uno de ellos, Giovanni Adessi, lo contrata para dirigir la que será su segunda película como realizador.

La Fogna

Un largometraje históricamente importante, pues inaugura un subgénero que se pondría de moda durante unos pocos años: la comedia musical juvenil, con ritmos más modernos, como el rock’n’roll, que van escalando posiciones entre los gustos de los más jóvenes. Sus representantes son los llamados “urlatori” (chillones).

Tony Dallara entre una actriz no reconocida, Karin Well y Mara Fiè

En el guión, Fulci cuenta con la inestimable ayuda de Piero Vivarelli, todo un experto musical. Incluso alguna de las canciones que Celentano canta son obra suya.

Antonio de Teffè y Elke Sommer

La protagonista principal es la juke-box, o gramola, popularizada en Italia a partir de 1955. Ella es la narradora de la historia y la que nos presenta a los diferentes personajes. Como anécdota, ese mismo año se estrenó también “Juke box urli d’amore”, de Mauro Morassi, que ahondaba sobre el tema.

Antonio de Teffè entre Elke Sommer e Ivette Masson

La historia es bien sencilla: jóvenes, música y conflictos generacionales. Ocurre en el imaginario país de Festivalia, cuyo mapa coincide curiosamente con el de Italia. En el club “La Fogna” se reúnen los amigos para hacer aquello que más les gusta, cantar y tocar piezas modernas. Giulia es una de las chicas habituales del club. Es la hija del dueño de la discográfica IDC, dedicada a popularizar la tradicional canción italiana. De hecho, el lema de la casa es “Una madre para cada uno y una canción para cada madre”. Y a propósito de la música que produce y sus habituales temas melancólicos exclama: “¡quiero un mar de lágrimas!”.

Un jovencísimo Adriano Celentano

Mientras en La Fogna celebran festivales de música sussultata, el dueño de la discográfica planea la coronación de Claudio Appio como rey de la canción italiana. Algo a lo que Giulia y sus amigos no están dispuestos, por lo que deciden arruinar el acto televisado con canciones rock y un conato de striptease, que provoca que las autoridades pongan el grito en el cielo. El padre de Giulia pasa un día en la cárcel y enferma, por lo que es la misma Giulia la que se pone al mando de la discográfica y da una oportunidad a todos sus amigos.

Giacomo Furia y Mario Carotenuto

Cuando su padre se recupera y ve lo que ha hecho su hija, su enfado es mayúsculo pero finalmente ha de darle la razón, pues los resultados económicos de su aventura musical han sido mayúsculos.

Mario Carotenuto y Benny Rutili

Muchos números musicales se intercalan en la escasa trama. Hay un momento en que se enlazan las actuaciones de Betty Curtis, Gianni Meccia (genial su "Odio tutte le vecchie signore"), Tony Dallara e I Campioni. Además también podemos escuchar canciones de un joven Adriano Celentano (su primera película) y del singular Fred Buscaglione, que ya había participado en la anterior cinta de Fulci.

Antonio de Teffè, Rossella D'Aquino y Tony Dallara

La inevitable historia de amor está protagonizada por la alemana Elke Sommer y el romano Antonio de Teffè, que unos años más tarde adquiriría notoriedad con el seudónimo de Anthony Steffen en numerosos westerns. La guapa actriz, pese a que acababa de instalarse en Italia, se atrevió a recitar en italiano, aunque luego fuese comprensiblemente doblada.

Lucio Fulci y Fred Buscaglione

Hay que destacar la soberbia actuación cómica de Mario Carotenuto como el padre de Elke Sommer, así como la de Giacomo Furia, ya visto en “I ladri”. También podemos observar a unas jovencísimas Karin Well y Mara Fiè, guapísima actriz que con los años cambiaría su nombre por el de Gloria Milland.

Betty Curtis, Tony Dallara y Adriano Celentano

Una película muy simpática, rodada con buen ritmo por Lucio Fulci, teniendo en cuenta que los escenarios se reducen prácticamente a dos: el club y la discográfica. Por primera vez en su carrera se guarda un papelito a su medida. Es el único rasgo distintivo que reconocemos del todavía principiante realizador.

Benny Rutili, Elke Sommer, Giacomo Furia y Mario Carotenuto

Su siguiente largometraje, también producido por Addessi, reincidirá sobre el tema. Ya hablaremos de él.

¿Sabías que…?

Se estrenó un mes y medio más tarde que “Contrabando en Nápoles”, en plena canícula. Pese a ello, tuvo un notable éxito de público.

El título de rodaje fue “Ti dirò… che tu mi piaci”.



1 comentario:

Darkerr dijo...

Una rareza de Lucio Fulci, que bien ha de merecer su el visionado correspondiente.